Sí, el niño es un ser divino hasta que no se disfraza con los colores de camaleón del adulto.

        Es totalmente lo que es, y por ello es tan hermoso.

        La coerción de la ley y del destino no le andan manoseando; en el niño sólo hay libertad.

        En él hay paz; aún no se ha destrozado consigo mismo. Hay en él riqueza; no conoce su corazón la mezquindad de la vida. Es inmortal, pues nada sabe de la muerte.

                                                 HÖLDERLIN (1797-99): Hiperión.

                                                      IMG_9024

 

 

Este mes de julio desde la Asociación Lligam hemos realizado un taller de Arterapia. Todo un lujo para nuestros niños y niñas así como para los padres y madres.

El taller ha estado impartido por Cristina García en su Taller de Arte en la Calle Maians, una profesional con más de veinte años de experiencia con niños y niñas.

Cada sábado del mes ha estado dedicado a un grupo de niños y niñas entre 1 y 4 años acompañados de sus padres y mares. Tres horas pasando con ellos un tiempo de calidad, compartiendo una actividad diferente, relajada y divertida, descubriendo juntos el placer de la experimentación con los colores, las texturas, con  música de fondo para acompañar la inspiración y estimulando nuestra creatividad y nuestros sentidos, y todo, sin presiones, sin prisas, sin objetivo final, solamente con la finalidad de explorar, sentir y disfrutar juntos del momento y la experiencia.

Para los bebés y niños/as ha estado una maravillosa oportunidad donde hemos desarrollado la creatividad y la psicomotricidad, así como el desarrollo de los sentidos, la autoestima y la autonomía, en un momento maravilloso y libre de estereotipos impuestos, un ambiente relajado con el padre y la madre.

Para los padres y las madres, ha sido un momento único, de entrega completa a nuestros hijos/as, dejando que experimenten sin miedos, sin filtros, sin preocupaciones y acompañando este camino de la forma más pura posible, nos hemos dejado llevar por las ganas y el placer de la experimentación.

Finalmente, la actividad terminaba con música relajada, recogiendo los materiales y verbalizando las sensaciones y emociones que nos ha aportado la experiencia. Cristina nos ha dado unas pautas y consejos para poder aplicar a casa y en otros momentos de la crianza.

ARTE EN ESTADO PURO! Dejemos que nuestros hijos desarrollen la creatividad que tienen dentro, que no sea el adulto, que no seamos los propios padre y madre quién coarte su libertad.

MARA VICENT PALMÍ