Categoría: Embarazo

Semana Mundial por un Parto y Nacimiento Respetados

El pasado miercoles, 24 de Mayo en el IES Jaume I de Ontinyent, LLigam partipó en una actividad organizada por la asociación El Parto es Nuestro para celebrar la Semana Muldial por un Parto y Nacimiento Respetados (del 14 al 20 de Mayo), con la participación también de dos matronas de atención primaria de Ontinyent. Desde hace 4 años esta asociación promueve la celebración de este evento con la finalidad de hacer visible a la sociedad de nuestra comarca y de comarcas próximas, una nueva forma de ver y entender la atención, acompañamiento y vivencia de los procesos de embarazo, parto y nacimiento.

El lema de este año era “40 semanas? El nacimiento tiene un momento justo no una fecha programada“. En la actividad se proyectó un documental de la UNED “Un cambio de paradigma en la asistencia al parto. Experiencia de madres” y posteriormente tuvo lugar un coloquio. En el documental aparecían mujeres que relataban su experiencia en el parto de sus hijos e hijas, testimonios en el que, algunas de llas expresan una gran satisfacción por haber disfrutado del respeto y la de la condición natural e innata que suponen el parto y el nacimiento. Pero también, se escucharon historias personales donde la mujer perdía todo el protagonismo de su parto, donde el personal sanitario tomó decisiones que no le correspondían y donde el acompañamiento de la mujer y la criatura no fué calido, donde no se confiaba en la capacidad natural de la mujer y de su hijo/a, poco respetuoso y donde no se buscó la intimidad.

En lo que respecta al tema central de este año, las cifras apuntan a que solo entre un 4 y 5% de bebes nacen la fecha prevista. Como explica el artículo publicado en la web de el parto es Nuestro. “El mito del embarazo de las 40 semanas ha caído”, en una investigación publicada por la revista “Human Reproduction” se informa que “los factores que se analizaron como determinantes en la duración (del embarazo) son diversos: el tiempo de implantación del óvulo en el útero, las curvas hormonales y la edad de la madre y su peso en el momento del parto”. Por tanto, la famosa fecha probable de parto es solamente eso, una fecha probable y hasta la semana 42, si tanto el bebe como la madre se encuentran en las condiciones adecuadas, no haría falta más que esperar a que la naturaleza siga su curso y el parto se iniciara de forma espontánea. Según un estudio del INE (Movimiento Natural de la Población) de 2014, de 43.410 partos entendidos en nuestra comunidad, 571 se dieron a partir a de la semana 42. Segun los relatos de mujeres que llegan a la asociación, la fecha máxima que está fijada como límite de espera es la semana 41 y 3 o 4 días más, es casi inexistente la espera hasta la semana 42. 

Los motivos por los que se puede provocar y/o programar un parto deben estar muy justificados (hecho que sabemos que hoy en día no ocurre dadas las estadísticas con las que se cuenta), como por ejemplo, tensión arterial muy alta en la madre, Preclamsia, sopecha fundamentada de riesgo fetal o rotura prematura de la bolsa, entre otras. En estos últimos casos, los equipos de ginecología y obstetricia de nuestro país, según recomienda la SEGO, pueden esperar desde 24 a 72 horas para que comience expontáneamente el parto, pero ésta no suele ser la tónica habitual ya que esperan mucho menos tiempo sin que exista una causa justificada de la intervención. En Inglaterra dejan una margen de 72 horas en condiciones normales antes de intervenir, hecho que hace pensar que en nuestro país los equipos de ginecología se precipitan en la mayoría de los casos.

La OMS recomienda que “Ninguna región geográfica debe tener un índice de partos inducidos superior al 10%”; entonces, según los datos aportados por El Parto Es Nuestro en el artículo “Inducción al parto”, en 2009, en la Comunidad Valenciana hubieron un 29% de partos inducidos en los hospitales públicos y un 50,3% en hospitales privados. En documento de Historia de Obstreticia de lSistema de Información Ambulatoria de la Conselleria de Sanidad, en 2012 un 26% de los partos atendidos fueron inducidos y un 9,4% fueron cesáreas programadas. En 2010, según el informe Europeo, la Comunidad Valenciana la cifra llegón al 31,7%, la más alta de Europa, después de la región Belga de Valonia. Estas cifras superan gravemente, los índices estimados por la OMS.

Se estima que alrededor del 50% de los partos que se inducen pueden acabar en una cesárea debido a que se inicia artificialmente un proceso que debería ser natural y que provoca desde su inicio lo que se denomina la “cascada de intervenciones”.

En el coloquio, algunas de las mujeres asistentes, expresaron sus temores de encontrarse con profesionales que no respetasen su el proceso de parto-nacimiento y justificaran las intervenciones no necesarias como una inducción o una cesárea. Se hablo del plan de parto y nacimiento, de como informarnos de las prácticas que realiza cada centro hospitalario, de la importancia de que la persona acompañante se la voz de la mujer en ese momento, y más, de la importancia de conocer el proceso de parto-nacimiento (las fases ,manejo del dolor..).

Para consultar los datos aportados en este texto podéis consultar las fuentes mencionadas en los siguientes enlaces:

https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2012/09/22/induccion-al-parto

https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2011/12/13/rotura-de-aguas-e-informacion-sesgada-desmontemos-el-mito/

https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2013/08/21/el-mito-del-embarazo-de-40-semanas-ha-caido

http://www.ine.es/dynt3/inebase/index.htm?padre=3423&capsel=3424

 

   

Una cuestión de salud pública

pregnant-1207238_1920A partir de los testimonios que nos han llegado a Lligam, sabemos que se están denegando sistemáticamente las solicitudes de libre elección del servicio de atención sanitaria a las mujeres que, provenientes del Hospital de Ontinyent, quieren trasladarse a parir al Hospital Mare de Deu del Lliris de Alcoy.

Esta decisión que parece que esta tomada por las gerencias de las áreas de salud Xàtiva-Ontinyent y Alcoy. El argumento explicativo a las resoluciones es “el aumento de demanda que estamos sufriendo, no disponemos de los recursos suficientes para garantizar una atención de calidad”.

Sabemos, por fuentes confiables, que este argumento no está fundamentado en cifras reales, así como que la motivación por el cambio de gran parte de las mujeres es la búsqueda de una atención respetuosa y actualizada en la evidencia científica en su proceso de parto y nacimiento de su hijo o hija.

Desde Lligam, contando con el respaldo de El parto es nuestro y la asesoría de su equipo jurídico, iniciamos una campaña informativa y de recogida de firmas para solicitar que la atención obstetricia del Hospital de Ontinyent se adecue a la evidencia científica recogida, entre otras, en las guías de atención al embarazo, parto y pos parto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Ahora, solicitamos que no se deniegue el derecho a la libre elección de atención especializada a las mujeres que lo tramitan, para ser atendidas en otro hospital público durante su embarazo y/o proceso de parto-nacimiento.

Sabemos que las condiciones que envuelven el proceso de parto y nacimiento influyen en la salud física y psicoemocional de la madre y el bebé, y de su vinculación y aspectos tan importantes como el establecimiento de la lactancia materna. Procurar una atención sanitaria adecuada es una cuestión de salud pública.